MISION Y VISION MARISTA
 
Mis enlaces favoritos
Album de fotos
MISION Y VISION MARISTA
MISION Y VISION MARISTA
 
Imagen
 
MARISTAS
Un proceso educativo iluminado por la fe.

130. Nuestros alumnos son el centro de nuestro interés en todo lo que concierne a la organización y a la vida escolar. Les ayudamos a adquirir conocimientos, a desarrollar sus capacidades y crecer en valores a través del descubrimiento de la naturaleza, de los demás, de sí mismos y de Dios.

131. Sabemos que los alumnos no son iguales en sus capacidades personales ni en sus circunstancias personales, familiares, religiosas o económicas. Respetamos tal diversidad al desarrollar nuestros proyectos y prácticas pedagógicas, así como en la forma de evaluar su progreso académico y sus actitudes.

132. Siguiendo a Marcelino animamos a los jóvenes a esforzarse por ser siempre mejores. Ellos han de ver que confiamos en su capacidad para avanzar y alcanzar metas. Al llevar adelante la planificación educativa prestamos especial atención a los alumnos más débiles y vulnerables. Tratamos de crear situaciones de aprendizaje donde todos y cada uno puedan acertar y sentirse seguros personalmente.

133. A la luz de nuestro proyecto y siguiendo las corrientes educativas y pedagógicas afianzadas entre nosotros, determinamos programas educativos, contenidos curriculares y métodos de enseñanza. Intentamos satisfacer las aspiraciones de los alumnos y las expectativas de sus padres en lo que se refiere a la elección de estudios, las posibilidades universitarias y la cualificación profesional. A través de asesoría externa nos aseguramos de que la educación que ofrecemos es social y culturalmente relevante a largo plazo.

134. Utilizamos métodos de enseñanza que favorecen la participación activa, en lugar del aprendizaje mecánico. Fomentamos la expresión personal de los alumnos mediante proyectos culturales, literarios, artísticos, científicos, técnicos y comerciales. Donde sea posible, ofrecemos la posibilidad de realizar prácticas en lugares de trabajo del entorno.

135. Al favorecer la participación y creatividad en el proceso de aprendizaje, ayudamos a los estudiantes a tener confianza en sí mismos. Intentamos no sólo desarrollar conocimientos, sino también enseñarles a aprender a trabajar en equipo, a comunicarse, y a aceptar responsabilidades.

136. En nuestra enseñanza nos preocupamos por desarrollar en ellos un juicio crítico respecto a los valores que están implícitos en las materias que estudian. Les enseñamos a apreciar las aspiraciones espirituales de la humanidad y la manera en que éstas han venido expresadas en los distintos contextos culturales a lo largo de la historia.

137. De acuerdo con nuestro ideal de ofrecer una educación verdaderamente integral, incluimos el estudio medioambiental y la educación física y de la salud en el aprendizaje de los alumnos. Promovemos actividades deportivas para desarrollar destreza y coordinación corporal y fomentamos la formación de la personalidad, el trabajo en equipo, la disciplina personal, el reconocimiento de las propias limitaciones, la aceptación del fracaso, y el deseo de superarse.

138. Concedemos especial importancia a la formación de nuestros alumnos para el uso de los medios modernos de comunicación social, tales como la prensa, la televisión, el cine y la tecnología informática. Al propio tiempo que tratamos de formarles para que participen plenamente en la sociedad actual, procuramos igualmente que sean conscientes del grado de influencia que ejercen los medios, para bien y para mal.

139. Somos emprendedores en la dotación de los materiales y recursos que demandan los cambios económicos, tecnológicos, científicos y sociales. Al efectuar estas mejoras somos prudentes en nuestras previsiones financieras y consideramos la situación de las familias de los alumnos con el fin de no excluir a los menos favorecidos económicamente.

140. Nuestras escuelas están abiertas a todos los estudiantes cualesquiera que sean sus creencias, siempre que sus familias acepten nuestro proyecto educativo. Respetamos su libertad personal y ofrecemos a todos una formación moral y espiritual. Les enseñamos a descubrir el sentido de sus vidas, a comprometerse en favor de la integridad de la creación, y a vivir honradamente.

141. En todas nuestras escuelas determinamos planes de atención personalizada y de orientación. Ello nos permite conocer mejor a nuestros alumnos, proporcionarles el debido acompañamiento y favorecer su desarrollo en lo personal y en las habilidades sociales. A los alumnos que tienen problemas particulares, les facilitamos seguimiento mediante el servicio de orientadores u otros profesionales.

142. Cuando la corrección es necesaria, respetamos la dignidad de la persona y por lo tanto descartamos los castigos corporales, las sanciones humillantes y cualquier manifestación de severidad excesiva. Recurrimos a su sentido de responsabilidad personal y colectiva.

143. Por lo que se refiere a la disciplina, nuestra tradición marista se orienta a crear un ambiente de serenidad y orden en el que los alumnos puedan estudiar y aprender y en el que podamos prevenir los problemas antes de que ocurran. Nuestras normas escolares reflejan el compromiso de propiciar un clima "animado de un espíritu evangélico de libertad y caridad".

 
visita http://www.maristasnorandina.org/
Escríbeme camilo.145@hotmail.com
Me interesa tu opinión